Blog

Comprendiendo el cerebro de los niños

 

Debemos saber que todos los niños presentan desbordes emocionales entre 18 meses y los 4 años de edad. Es parte del desarrollo evolutivo de nuestros hijos y esto se da mucho cuando nuestros hijos se dan cuenta que es autónomo (de sus papás). Los desbordes emocionales desaparecen por sí solos alrededor de los 4 años y medio o 5 años (depende de cada niño). Entonces, es importante que sepamos y lo veamos como algo “temporal”. Y, lo más importante, que sepamos que en esta etapa es en la que más nos necesitas de nuestros hijos. Necesitan a una mamá que este sensible y consciente del proceso por el que esta pasando su cerebro infantil y de esta manera seamos una mamá que los acompañé, los contenga, los comprenda y los ame de manera incondicional. 

 

Para que podamos comprender un desborde emocional (mejor conocido como berrinche, pataleta o rabieta) es importante que conozcamos de manera general y sencilla cómo funciona el cerebro infantil, ya que así estaremos más dispuestas a ayudar a nuestros hijos y además cambiará nuestra percepción de los desbordes emocionales catalogados como “malos comportamientos”.

 

El cerebro es un órgano que en las edades de 18 meses a los 4 años de edad aún se encuentra en desarrollo. Es por eso que nuestros hijos (si se encuentras en este intervalo de edad) no tienen la madurez cerebral necesaria para regular sus emociones por sí solos. 

 

El lóbulo inferior del cerebro (que es la parte más primitiva responsable de la supervivencia y de las emociones) no se comunica con la parte superior del cerebro (que controla y regula la ejecución de las acciones). Para poder desarrollar vías de acceso entre las dos partes del cerebro nos necesitan a nosotros como adultos. Es gracias a nuestra ayuda que sus partes cerebrales aprender a trabajar como equipo.

 

Desde el punto de vista cerebral, un desborde emocional (conocido como berrinche, rabieta o patalea) implica que los 3 sistemas de alarma (enojo, miedo /o separación) en la parte inferior del cerebro nuestros hijos se han visto afectados fuertemente. Como respuesta el sistema de respuesta de nuestros hijos se encuentra fuera de equilibrio, con alto nivel de sustancias químicas (también llamadas hormonas) del estrés que fluyen a través del cuerpo y cerebro.

 

Los desbordes emocionales ocurren porque las vías cerebrales que conectan la parte inferior con la parte superior del cerebro no se han desarrollando todavía. Estas vías cerebrales son necesarias para permitir a nuestros hijos manejar sus emociones.  

 

Nuestro papel como mamás es ser comprensiva, compasivas con nuestros hijos y, lo más importante acompañarlo (física y verbalmente), calmarlo y darle contención (abrazos) en todo ese terremoto emocional que esta experimentando en su cerebro y cuerpo. Solo de esta manera ayudaremos a que las hormonas de estrés vuelvan a sus niveles normales.

 

Vamos a ver un ejemplo para que sea más claro. Si nuestros hijos están en pleno desborde emocional y como mamá nos enojamos, es posible que nuestros hijos por miedo o sentirse intimidados dejes de llorar. Sin embargo, lo que estamos haciendo con el enojo, el miedo o intimidación que provocamos es se sientan de sistema de alerta. La otra opción es que el desborde emocional se convierta en un llanto silencioso, lo que significa que su nivel de cortisol (la hormona del estrés) permanecerá todavía en niveles muy altos. 

 

Por es lo importante reiterar que con acompañamiento, contención, calma y amor incondicional ayudemos a nuestros hijos a que bajen su nivel de estrés. Es importante como mamás ser una Mamá Dalay®, paciente, ecuánime y que sabe manejar sanamente sus emociones y las de su hijo.

 

Recuerda: Solo si estás 100%  CONVENCIDA, DECIDIDA Y COMPROMETIDA , en ser una Mamá Libre (patrones de crianza obsoletos, creencias, heridas de infancia, altas expectativas, culpas y perfección) y una Mamá Plena  (que se ama, valora, se cuida, es segura de sí misma, ecuánime y que vive en paz, armonía y equilibrio) podrás dejar  en este mundo Niños Libres.Niños Plenos®.

«Si tú estas bien, tus hijos están bien» 

SOLICITA tu Cita de Diagnóstico GRATIS . Es uno a uno conmigo y tiene una duración de 30 minutos. En esta cita definiremos tus objetivos y un plan de trabajo a tu medida de acuerdo a tus necesidades. CLICK AQUÍ

Normalmente sólo dispongo de 5 plazas al mes. 

Vanessa Mercado
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Prohibida su reproducción Total o Parcial.