Blog

ADIÓS “BERRINCHES” y BIENVENIDOS LOS “DESBORDES EMOCIONALES”

Los berrinches, las pataletas y las rabietas en realidad son juicios, críticas y “etiquetas” que le ha puesto la misma sociedad, pediatras, colegas, mamás, etc. Cuando tu hijo patalea, se tira al piso en el supermercado, llora como si lo estuvieras matando, grita y llora sin control, etc. Y todo esto lo traducen en un “mal comportamiento” de tu hijo.

CARACTERÍSTICAS DE LOS DESBORDES EMOCIONALES

Para que podemos comprender con más detalle cómo son los desbordes emocionales, primero es importante que conozcamos las características de las emociones. De esta manera lograremos comprender que es totalmente normal la forma en que las expresan nuestros hijos (entre 18 meses y 4 años de edad aproximadamente).

Las emociones infantiles son:

  • Espontáneas.
  • Se contagian.
  • Guardan información útil y valiosa.
  • Intensas
  • Frecuentes
  • Suelen presentarse como explosiones emocionales.
  • Pasan del llanto a la risa.
  • Se expresan en el momento presente.
  • Evolucionan

¿Te ha pasado que tu hijo tiene un desborde emocional y tu sin querer te enganchaste y a los pocos minutos a tu hijo se le pasó y ya esta como si nada y tu sigues trabada con el coraje? Te confieso que a mi si me ha llegado a pasar con mi hijo de 2 años. Sin embargo, logro detener mi enganche y recuerdo que a esta edad nuestros hijos son pura emoción. Sus emociones son nuestras aliadas y mensajeras que nos ayudan a saber que algo necesita o le falta a nuestro hijo.

¿POR QUÉ SE DAN LOS DESBORDES EMOCIONALES (“BERRINCHES”)?

Entre los 18 meses y 4 años de edad nuestros hijos tienen un lenguaje limitado, entonces la única manera de comunicarse con nosotras es a través de expresar sus emociones intensamente.

Entonces el desborde emocional es el “puente de comunicación” que usan nuestros hijos para decirnos que se sienten frustrados, impotentes, incómodos, con malestar y nos tratan de pedir y decir a gritos (literal) que necesitan algo. 

Nuestra responsabilidad como mamás es dejar a un lado el comportamiento (la pataleta, nuestro hijo tirado en el piso, el llanto desconsolado, etc.)  de nuestros hijo. No engancharse. Por el contrario, ser compasivas y serenas con nuestro hijo para así poder indagar su verdadera necesidad. Solo de esta manera lograremos identificar y solucionar el tema de raíz y se lograrán disminuir o eliminar los desbordes emocionales.

Ahora bien, recordemos que todos los seres humanos somos seres emocionales y las emociones son grandes mensajeras de lo que nos esta pasando. Son nuestras aliadas. Es totalmente normal y sano sentirlas y expresarlas. Y a nosotras como mamás, lo que nos corresponde es acompañar a nuestros hijos, validar sus emociones y satisfacer sus necesidades siempre que te sea posible. Lo que si NO podemos hacer es reprimir o invalidar las emociones de nuestros hijos. Hacerlo podría significar que repitamos nuestro patrón de infancia (quizá es tu caso o no) al reprimir de niñas nuestras emociones con tal de no ser regañadas, juzgadas, castigadas, rechazadas, criticadas o inclusive golpeadas.

Por más mamás informadas, conscientes y responsables.

 

“Trasciende como padre. Dejando huellas positivas en tu hijo”.

Vanessa

Recuerda: Si estás convencida y 100% decidida a romper con barreras y viejos patrones de
educación y crianza y educar con amor, respeto y empatía… puedo ayudarte con mis servicios profesionales.

Si te gustaría trabajar conmigo SOLICÍTAME tu Cita de Descubrimiento GRATIS de 30 minutos conmigo haciendo CLICK AQUÍ

Normalmente sólo dispongo de 5 plazas al mes. 

Vanessa Mercado
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Prohibida su reproducción Total o Parcial.